El desarrollo de la competencia lectora a través del cómic

A la hora de analizar las posibilidades didácticas de cualquier texto escrito utilizado dentro de la clase de español, necesitamos diferenciar entre dos conceptos clave que, aunque parecen similares, no lo son. Hablamos de la relación existente entre la competencia y la comprensión lectora. Según Jiménez (2014), la comprensión lectora es «la capacidad de un individuo de captar lo más objetivamente posible lo que un autor ha querido transmitir a través de un texto». Por este motivo, la competencia lectora es un concepto mucho más amplio que abarca también a la comprensión lectora. Según Jiménez (2014),  «la competencia lectora es también la habilidad de un ser humano de usar su comprensión lectora de forma útil en la sociedad que le rodea». Asimismo, si adoptamos lo enunciado por Marina (2012), podremos resumir esta comparación de conceptos afirmando que la competencia lectora «está más ligada al individuo que al entorno, mientras que la comprensión lectora añade más peso a una variable pragmática y socializadora teniendo en cuenta las inteligencias social y ejecutiva».

Gabriel Neila

Alcalingua-Universidad de Alcalá

Competencia lectora
La casa del acantilado
Yy67WVba_400x400
Edinumen

Una vez que estos dos conceptos están más claramente definidos, merece la pena vincularlos con la aparición de algunos materiales relacionados con la lectura en lenguas extranjeras. Por ejemplo, en el ámbito de la enseñanza de ELE, hay cada vez más publicaciones como La casa del acantilado que cubren las necesidades lingüísticas y motivacionales de los alumnos adolescentes de nivel A1 y A2 de cualquier cultura u origen. Por estas dos razones, creo que se debe valorar en su justa medida la importancia este tipo de textos, los cómics, debido a que normalmente son asociados con una literatura de menor valor.

Una vez explicados todos estos conceptos, se debe recordar que este artículo tiene como objetivo principal analizar las formas en las que se desarrolla la competencia lectora a través de La casa del acantilado y las posibilidades didácticas que este cómic consigue explotar para llevarlas a cabo dentro del aula de español como lengua extranjera. Estas últimas vendrán determinadas por la secuencia de actividades preparada por los autores del cómic en los que se pondrán en práctica varias destrezas: la comprensión lectora, la expresión escrita y, también, la competencia léxica.

Antes de comenzar ese análisis, debemos tomar en cuenta los cuatro principios fundamentales que, según Sánchez (2010), promueven la competencia lectora, así luego podremos comprobar hasta qué punto la propuesta de La casa del acantilado cumple los requisitos de un texto recomendable para estudiantes adolescentes de español de nivel A1 y A2. Estas ideas son las siguientes:

  • La competencia lectora favorece la interpretación de la información en diferentes variantes textuales.
  • La competencia lectora permite a los estudiantes a hacer inferencias de significado y a comprender las ideas fundamentales de cualquier texto.
  • La competencia lectora también desarrolla la capacidad de contraste, análisis, valoración y síntesis de la información.
  • La competencia lectora obliga a los estudiantes a que se expresen y defiendan sus opiniones de manera razonada.

Pasando ahora a aspectos más puramente descriptivos, La casa del acantilado es una propuesta lectora en forma de cómic que se adaptará a los gustos de los estudiantes de cualquier tipo de cultura. De hecho, la historia contiene elementos suficientes para conseguir eso que se denomina «lectura por placer». Nosotros, como docentes, no debemos olvidar este tipo de textos, frente a otros que vayan más dirigidas al campo de la literatura más formal y canónica. Además, al tratarse un cómic, el concepto de «lectura adaptada» no se relaciona tan directamente con el texto de La casa del acantilado, sino que podría hablarse, más bien, de un primer intento de lectura con lengua en uso que algunos estudiantes de nivel A1-A2 podrán realizar. Por ejemplo, llaman la atención, entre algunas de las muestras de lengua del cómic, el elevado uso de textos dialógicos que familiarizarán a nuestros estudiantes con expresiones que pueden llegar a escuchar en la lengua objeto de estudio.

No obstante, para llegar a alcanzar el nivel de desarrollo de la competencia lectora, debemos prestar atención también a la secuencia didáctica de ejercicios que nos propone este cómic. Los autores han dividido estas actividades de una manera clásica, con una parte de pre-lectura titulada Prepárate, otra de reflexión sobre lo acontecido en la historia, que se llama Párate un momento, y otra final denominada, Ponte a prueba, en la que se recapitula todo lo leído. Las actividades que integran cada una de las secciones son muy variadas. Vayamos analizándolas de acuerdo a su tipología para conocer más sobre sus características.

Actividad de adquisición de léxico de La casa del acantilado. Pincha en la imagen para ampliarla.

Unas de las más numerosas son las relacionadas con la adquisición de vocabulario. Sin duda, esta parte es una de las más importantes para llegar a comprender de forma adecuada un texto. En este capítulo, tenemos actividades de relacionar términos con imágenes, para incluir palabras dentro de un texto, para trabajar con sinónimos o con definiciones. Estas palabras nuevas irán en consonancia con la dificultad de cada parte de la historia, trabajando de una manera muy didáctica y apelando a diferentes tipos de inteligencias, aunque la preponderante, sin duda, es la visual. Recordemos que uno de los puntos sobresalientes del cómic La casa del acantilado es la calidad de sus ilustraciones que permitirán a los estudiantes fijar el nuevo léxico de una manera mucho más completa.

En el ámbito de la comprensión lectora, el rango de actividades irá desde los típicos ejercicios de elección múltiple, de verdadero o falso, de anticipación de lo que sucederá en los capítulos siguientes, a los de ordenar los eventos más importantes de cada sección. En esta parte, los estudiantes trabajarán los contenidos de acuerdo a la secuencia didáctica ya propuesta (prelectura, durante la lectura y postlectura), siguiendo lo enunciado por Grellet (1981), cuando afirma que «la lectura es un proceso de adivinación constante y lo que el lector aporta al texto es, a menudo, más importante que lo que encuentra en él».

Por último, nos encontraremos con las actividades de expresión escrita. Estas son en las que los estudiantes pueden dar rienda suelta a su creatividad. Los autores de esta secuencia didáctica han preparado ejercicios de anticipación de contenido, otros de interacción escrita con algunos de los personajes de la historia, y otros más relacionados con aspectos más imaginativos. En esta parte los estudiantes se ven obligados a poner en práctica un gran número de  estrategias de aprendizaje para analizar, sintetizar o, simplemente, expresar sus ideas de una manera razonada. No obstante, cabe destacar que no se trata de una variedad de ejercicios destinados a un único tipo de estudiantes. Los autores han tenido muy en cuenta la diferencia de estilos de aprendizaje que puede haber en un grupo de clase, no cerrando la realización de estas actividades creativas a una única posibilidad.

Llegados a este punto, debemos valorar ya si el cómic La casa del acantilado ha cumplido sus propósitos con respecto al desarrollo de la competencia lectora. Aparte de ser una propuesta realmente motivadora para los alumnos adolescentes, puesto que la historia tiene elementos interesantes llenos de intriga y humor y las ilustraciones realmente llaman la atención, la tipología de ejercicios que los autores han propuesto cumplen con los requisitos que permiten a los alumnos ser competentes en su comprensión lectora.

Nosotros, como profesores, ya sabemos que muchos de nuestros estudiantes necesitan poner en práctica ciertas estrategias de aprendizaje que les permitan relacionar los contenidos del texto que acaban de leer con el mundo real. Por este motivo, las actividades que se incluyen con el cómic están destinadas a que los estudiantes no solamente comprendan la información, sino que también la interpreten y utilicen, para llevar a cabo esta labor, un lenguaje adecuado a su nivel. Resulta, por tanto, que el uso de este cómic, como introductor del elemento lúdico en clase, va a permitir cambiar la idea preconcebida de nuestros estudiantes, que asocian la lectura con una actividad pasiva y muy alejada de su realidad, debido a la amplia exposición hacia la cultura de la imagen tan preponderante en esta época que nos ha tocado vivir.

Referencias bibliográficas

Grellet, F. (1981). Developing Reading Skills: A Practical Guide to Reading Comprehension Exercises. Cambridge: Cambridge University Press.

Jiménez, I. (2014). “Comprensión lectora vs. Competencia lectora. ¿Qué son y qué relación existe entre ellas?” en Investigaciones sobre lectura, nº 14, pp. 65-74.

Marina, J. A. (2012). La inteligencia ejecutiva. Barcelona: Ariel.

Sánchez, E. (2010). (Coord.) La lectura en el aula: qué se hace, qué se debe hacer y qué se puede hacer. Barcelona: Grao.

VV.AA. (2016). La casa del acantilado. Madrid: Edinumen.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Exp_PDP Soy Maria Josefa Alarcon. Trabajo como profesora de espanol para adultos en Naciones Unidas Viena ya que el español es una de las seis lenguas oficiales de la ONU y en consecuencia, esta organización promueve entre sus empleados el aprendizaje de estas lenguas que también necesitan para sus viajes y proyectos de cooperación. Explico esto porque nunca he trabajado con adolescentes y niños, pero si que noto que muchas de las actividades orientadas a adolescentes, no todas, sirven perfectamente para adultos introduciendo ciertos cambios.
    Me parece que el artículo de presentación sobre “La casa del acantilado” nos muestra un material muy pensado donde el estudiantes tiene que integrar todas las destrezas aparte de encender su creatividad para dotarle de una autonomía que las destrezas por si solas no dan. Me refiero a que se trabajan las competencias del estudiante para desenvolverse de forma útil dentro de un grupo social y ese punto me parece muy positive porque no se trata de comprender y contester, de hablar y responder sino de negociar y llegar a acuerdos dentro del grupo con el trabaja. Creo que compraré el libro para disfrutarlo y tal vez usarlo en clase. Enhorabuena por esta excelente presentación.

Deja un comentario

Menú de cierre
A %d blogueros les gusta esto: